martes, 7 de marzo de 2017

De Canciones y Poemas - Tercera Parte



Canción/Poema # 1


"Al poeta y su poema"


Qué son estas palabras, sino una expresión sincera del alma. Qué son las rimas en los poemas, sino la verdadera intención detrás de un pensamiento. Qué son...qué son éstas ganas de estar junto a alguien que inspire a utilizar un precioso lenguaje a través de cada verso. Qué soy yo, sino un pobre ser que busca respuesta a una pregunta sin sentido. Y qué sentido tiene escribir si no es para expresar lo que siento.




Canción/Poema # 2


Me gustaría mostrarte
Lo que vi el otro día
Ya que lo pienso
Me hizo recordarte

Perdón por molestar
Hace mucho que no hablamos
Tenía un humor muy raro
Y quería platicar

He visto muchas películas
Leí un libro, salí al parque  
Llovió, luego no   
Dime cómo estás  
Es lo que quiero saber
A fin de cuentas

Me encontré eso que escribiste  
Muy bonito
Tus fotos también
¿Recuerdas lo que me dijiste?

No te pido un mensaje
Te pido una sonrisa
Sigue soñando, Sueña grande
No mires la luna, mira el sol
Da pie a un nuevo día




Canción/Poema # 3



Me soñé estando a tu lado
En un cuarto sin luces
Y una ventana a las estrellas

Pensé con tu sonrisa
en el sueño que tenías
Tu respiración muy suave
Y tu aroma sereno

Soñé con una habitación
Flotando en la oscuridad
Cargada de silencio
Y una cama para dos

Una noche con un sol
Y un desayuno en la cena

Sin tocarte
Sentir todo tu cuerpo
Un beso futuro
Con tu mirada al despertar



Fin de la tercera parte. Gracias.

sábado, 28 de enero de 2017

"Sueño Lúcido" - Guión


"Sueño Lúcido"

(Guión)




EXT. ALBERCA PÚBLICA. DÍA.
Una alberca pública repleta de gente, al igual que sus alrededores, personas corriendo, conversando, tomando el sol. LUCY con sus flotadores patalea en medio de la alberca dirigiéndose a un hombre con los brazos abiertos.

HOMBRE
(A desenfoque)
Nada hacia mí, ven te tengo, ven.

LUCY
(Voz entrecortada por el agua entrando en su boca, pataleando)
¿Papá? ¡Papá! Espera. Espera... ¡Papá!


Sin lograr nadar muy bien, su cara entra y sale del agua por falta de habilidad, voltea a un lado y no ve a nadie, patalea, gira hacia el otro y ninguna de las personas que estaban presentes se muestran por ningún lado, asustada voltea a ver en dirección al hombre que la esperaba, pero tampoco está ahí.

LUCY
¡NO! Espera, espérame, ¡papá!


En su desesperación se suelta de su flotador y comienza a hundirse, patalea sin sentido y todo se oscurece a su alrededor mientras lucha por no ahogarse.

INT. NOCHE. HABITACIÓN DE LUCY.
LUCY despierta agitada en su cama, sudando.

LUCY
Fue... fue una pesadilla.

Se levanta rápido de su cama y sale corriendo por el pasillo en dirección a la siguiente habitación para meterse en la cama de sus padres.

LUCY
Tengo miedo, soñé algo muy feo, ¿mamá?

Busca entre las sábanas a sus padres, pero sin ningún éxito, voltea en todas direcciones gritando "¿Hola?" sin respuesta. Nerviosa se oculta bajo la cobija, cierra los ojos y espera.
Pasa un tiempo en la oscuridad bajo las sábanas ates de empezar a escuchar a alguien cantando, un canto grupal con un volumen muy bajo aumentando poco a poco, se trata varias personas cantando; "Feliz Cumpleaños".

INT. COMEDOR DE CASA DE LUCY. DÍA.
LUCY abre los ojos mientras la canción de feliz cumpleaños cesa, se encuentra sentada al frente de una larga mesa servida con regalos, platos y adornos, globos a su alrededor, usa un sombrero de fiesta y un pastel yace frente a ella, pero está ella sola.

LUCY
¿Por qué? ¿Qué pasa? ¿Dónde...?

Al querer salir de ahí asustada se da cuenta de que no puede escapar, está atada a su silla, grita desesperada tratando de soltarse, los globos a su alrededor comienzan a reventar, por reflejo se espanta y cierra los ojos.

EXT. PARQUE. DÍA.
Al abrir sus ojos LUCY monta sobre una bicicleta, se le ve confundida, un hombre a sus espaldas se aproxima a ella.

HOMBRE
Te tengo, no te preocupes, anda te tengo.

LUCY no se atreve a voltear a verlo, comienza a pedalear a la vez que el hombre la ayuda a mantener el equilibrio.

LUCY
(Ríe nerviosa)
Lo estoy haciendo...sí, no me sueltes.

HOMBRE
Tranquila.

LUCY se despeja de sus nervios por un segundo y con curiosidad mira sobre su hombro, ya nadie la acompaña.

LUCY
No. ¡NO!...No, no, no, no.

Al tambalearse pierde el control del volante y cae de la bicicleta bruscamente.

EXT. CALLE. DÍA.
Tras haberse recuperado de la confusión, LUCY se pasa la mano por la cara. No puede ver claramente. Se levanta del suelo y empieza a caminar. Mucha gente con rostro irreconocible camina junto a ella y otros más en dirección contraria, el volumen de personas aumenta a medida que avanza un poco más, estira su mano y se sujeta a la de una mujer que la guía entre la gente.

MUJER
No te quedes atrás, ven, rápido.

LUCY
¿Mamá? ¡Espera!

LUCY se suelta de su mano, inevitablemente queda rezagada, trata de ir tras la mujer empujando entre todas esas personas, son cada vez más, le impiden pasar, pero ella empuja desesperada, los gira, tratando de reconocer el rostro de alguien, pidiendo ayuda sin conseguirla. Se rinde en desesperación, grita al cielo al detenerse en seco, se arrodilla llorando.

LUCY
(Cubriéndose el rostro, entre llantos)
No...Esto es un sueño, una pesadilla...despierta, despierta, es un sueño, despierta.

INT. HOSPITAL/LABORATORIO. DÍA.
LUCY vuelve a despertar en un lugar desconocido, ésta vez en una cama de alguna clínica, una pantalla con datos médicos, posa a un lado suyo, una puerta abierta frente a ella, se encuentra nuevamente sola, hasta que un hombre de bata blanca cruza frente a la puerta por el pasillo sosteniendo una tabla con papeles, escribiendo sobre ellos.

LUCY se levanta de su cama, de puntitas se aproxima a la puerta y se asoma al pasillo. Voltea a ambos lados y no ve a nadie, hay un silencio absoluto. Mira su muñeca y se encuentra con un brazalete con número marcado. Ignora de qué se trata, pero se pone en marcha a través del pasillo con mucha cautela tratando de no hacer ruido y girándose ocasionalmente para asegurarse que nadie la siga. Antes de llegar al final del pasillo escucha unas voces que vienen acercándose por la esquina. Una puerta a medio cerrar junto a ella se convierte en su escondite, se apresura a entrar en el cuarto para que no la descubran.

Las voces pasan de largo sin percibir su presencia. Ella enciende la luz del cuarto en el que se esconde, una habitación similar a en la que despertó, en medio del cuarto una cama, alta para ella, no puede ver su superficie. La cama comienza a agitarse bruscamente como si alguien estuviera retorciéndose sobre ella. Tras dudar un momento LUCY se asoma a la cama, una niña durmiendo cubierta de sudor, frunce el ceño girándose sobre la cama desesperada, parecía estar teniendo pesadillas también.

Boquiabierta LUCY se queda inmóvil unos segundos antes de reincorporarse y tratar de despertar a la otra niña al agitarla. No funcionó. Era inútil. De vuelta a escapar, busca la puerta y echa un vistazo, nadie, sale al pasillo, ésta vez corriendo. Los pasillos son claros, pulcros, con poco color y de gran longitud, LUCY no distingue el final, tras agotarse se detiene, más adelante observa un pizarrón, se pone de frente a él, sobre el mismo hay muchas fotos de niñas de parecida su edad, su foto entre ellas con la leyenda "PERDIDA" escrita sobre su imagen y de las demás niñas. Varias puertas se abren a los lados, en perfecta sincronía, hombres con batas y sus tablas de anotaciones en mano salen de los cuartos. Al mismo tiempo giran su atención hacia LUCY.

HOMBRES DE BATA
Perdida. ¿Perdida?

LUCY se pone a correr a toda prisa por el pasillo dejando atrás a los hombres que permanecen inmóviles. LUCY llega a una puerta, al abrirla una niña con su misma apariencia se para frente a ella y ambas se miran agitadas. LUCY confundida se vuelve a ver si la siguen, desaparecieron, vuelve su mirada y la niña ya no está. La puerta sigue abierta. Busca por doquier, pero no encuentra pista de a dónde fue. Con estrés se toma la cabeza, gira sobre si buscando respuesta, se hinca en desesperación.

LUCY
Es un sueño. Sigue siendo un sueño, tengo que despertar. Es un sueño. No estoy perdida, mis papás... mis papás, tengo que verlos. Despierta.

LUCY se golpea un poco la cabeza, se talla los ojos y se pellizca un brazo, se concentra, se repite en voz baja: "Es un sueño", continúa haciéndolo hasta que todo a su alrededor se desvanece.

INT. CUARTO OSCURO. NOCHE.
Al despertar LUCY no ve nada, se puede mover, pero está encerrada dentro una cápsula recostada, empuja para abrir esta especie de ataúd. Abre, en su cabeza tiene cables conectados a pegotes en su frente, los remueve todos con dolor.
Se sienta y nota a otras dos cápsulas una a cada lado, selladas, frente a las cápsulas un hombre sentado de espaldas a LUCY mira la pantalla de una computadora sin hacer movimiento alguno. LUCY con cautela avanza hacia él. El hombre ni se inmuta. LUCY cierra sus puños preparándose para lo peor, se acerca por un lado para verlo. Un rostro sin expresión, sus ojos cubiertos por lentes iluminados por el reflejo de la pantalla frente a él, con sangre seca sobre él. Un cuchillo se asoma desde su vientre. Él hombre yacía muerto. LUCY se sobresalta, ojos llorosos, cubre su boca con sus manos.
Fuera de la habitación se escuchan ruidos fuertes. Gritos y disparos. Los sonidos se hacen más fuertes, se aproximan. LUCY empuja hacia atrás al hombre en la silla y temblando como nunca comienza a retirarle el cuchillo, lento, nerviosa, su expresión alterada. Dispuesta entre las otras dos capsulas sujeta el cuchillo con ambas manos, esperando.

LUCY
Mamá, Papá no sé si ustedes están ahí dentro, pero yo los protegeré, nada les pasará, yo los protegeré.

Algo toca a la puerta con mucha fuerza una y otra vez, intentan derribar la puerta. Con los ojos muy abiertos, en LUCY se refleja el rostro de alguien con una idea, vuelve rápidamente a su cápsula y se encierra dentro de ella, espera en la oscuridad dentro.
Escucha el sonido de la puerta cayendo, pasos pesados acercándose, el sonido del teclado de la computadora siendo utilizado, una, las otras dos cápsulas siendo abiertas, la suya sería la siguiente, LUCY se aferra al cuchillo, la cápsula se abre, se revela una figura oscura usando una máscara de gas. LUCY se abalanza sobre la figura y lo apuñala en el pecho, la forma misteriosa se derrumba entre espasmos de dolor. LUCY respira agitada, ve directamente la figura, un hombre muriendo. Sorprendida por no haberlo notado antes, se gira y sentados sobre las otras cápsulas, un hombre y una mujer miran aterrados el acto de la niña.

LUCY
Lo...Lo siento, quiero irme de aquí. Tengo que salir.

Ambos, el hombre y la mujer, asienten con la cabeza y siguen a LUCY que ya se apresuraba hacia la salida. El hombre y la mujer caminan nerviosos, para apresurarlos, LUCY los toma de las manos y comienza a correr por el pasillo exterior buscando una salida.
Cuerpos muertos cubren los pasillos, hombres de máscara y sin ella por igual, la niña no se detiene. LUCY los guía hacia una puerta al final del pasillo. Empujan para forzar su salida y una luz blanca resplandece sobre ellos al abrirla. Su libertad.

INT. ESTACIÓN DE POLICÍA. DÍA.
Hay mucho ajetreo dentro de la oficina de policía, agentes y oficiales van de un lado a otro con papelería en mano. LUCY y las otras dos personas descansan en unas sillas en medio de todo, el detective les trae un poco de café al hombre y otro para la mujer. LUCY con la cabeza gacha recibe la mano del detective sobre su hombro y este le sonríe. LUCY rompe en llanto y lo abraza, susurra una y otra vez; "Gracias, gracias".

LA CÁMARA SE ALEJA MOSTRANDO LA ESTACIÓN COMPLETA MIENTRAS
LA ESCENA SE DESVANECE A NEGRO.



INT. CUARTO BLANCO. DÍA.
Dos hombres miran la pantalla de una computadora que muestra gráficas y ecuaciones matemáticas complejas.

HOMBRE DE BATA
Ha mostrado un progreso impresionante, lo mejor será tener la última situación en revisión los próximos días para darle un poco de estabilidad.

SEGUNDO HOMBRE DE BATA
Guarden registro de lo sucedido hasta ahora, continuaremos con la siguiente etapa hasta nuevo aviso.

HOMBRE DE BATA
Los resultados se ven muy prometedores, ¿no crees que pueda estar lista para salir? ¿No conseguimos todo lo que esperábamos?

SEGUNDO HOMBRE DE BATA
No, aún hay mucho que se tiene que hacer antes de que esté lista. Aún no.

Los dos hombres salen del cuarto de iluminación blanca, mientras que en el monitor que observaban se comienza distinguir la transmisión en vivo con la leyenda; "Sujeto: LUCY" mostrando un punto de vista en primera persona del sujeto en observación, un oficial de policía está ofreciéndole un chocolate caliente mientras dos personas adultas; un hombre y una mujer le sonríen.

La luz se apaga.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Un Soldado de Madera




"Un soldado de madera"


El maestro carpintero terminaba los últimos detalles de la base de cañón, de no ser por su avanzada edad la habría terminado antes, pero éste trabajo le tomó toda la tarde.

Algo silbó desde el fuego en su chimenea, el té estaba listo, se sirvió un poco en su taza de madera y se dispuso a beberlo.

Alguien tocó a su puerta, con dificultad atendió a su visitante, un niño con la cara sucia.

  -  Señor ¿no tiene algo de comer?
  -  Sólo té, me temo que la comida escasea por estas fechas ¿quieres un poco?
  -  Sí, ¿qué es té?

El maestro se rió un poco y le sirvió en una pequeña taza. Como era de esperarse el niño se quemó un poco al beberlo tan aprisa.

  -  ¿Qué es esto? - dijo a la vez que sujetaba una figurilla de madera tallada.
  -  Olvidé que lo tenía, es un soldadito de madera, lo tallé el primer día que llegué aquí, a nadie le hizo gracia.
  -  Me gusta mucho ¿me lo puedo quedar?

Antes de poder contestar, alguien más tocó a la puerta, golpes rápidos y fuertes, no era una visita similar.

El maestro le pidió al niño que saliera por la puerta trasera.

  -  Lento como siempre - dijo su nuevo invitado. Un hombre alto con uniforme.
  -  Disculpe capitán ¿le puedo ofrecer un poco de té?
  -  No hay tiempo, he venido para ver tu progreso en las bases que te pedí.
  -  Estoy en eso, estarán listas.
  -  El barco zarpará pronto y las necesito, entraremos en continuo combate... - el capitán se interrumpió al ver la figurilla sobre la mesa. - ¿Qué es esto?
  -  No es nada, sólo...
  -  ¿Es una broma? ¿Un soldado de madera? Necesito que dejes de perder tu tiempo en estas estupideces. Estos "soldados" no me van a hacer ganar ninguna guerra.
  -  Depende de la guerra en la que esté luchando, señor.

El capitán sólo le dirigió una mirada severa, escupió al suelo y se detuvo en la puerta al salir.

  -  Más te vale tener las bases a tiempo o te las verás conmigo.


Al día siguiente el niño volvió a aparecer en el taller.

  -  ¿Qué clase de gorro traes puesto? - le preguntó el carpintero.
  -  No es un gorro, es el pie de un calzón.
  -  ¿Un qué?
  -  Se lo quité a un hombre gordo, es la ropa que usaba para dormir, le cubría todo el cuerpo y yo sólo le quité una parte.
  -  Ya veo, no deberías robar.
  -  Podrías enseñarme.
  -  ¿De qué hablas?
  -  Si aprendo a tallar la madera tan bien como tú, seguro tendría un empleo.
  -  Es peligroso saber hacer lo que hago, estamos en guerra, con tu edad seguro te pondrían en un barco a hacer reparaciones durante los combates
  -  No pienso ayudarles a ellos, quiero aprender a hacer esto - señaló la figurilla - conozco otros niños que les gustaría tener uno.


La fecha de entrega para las bases de los cañones estaba cerca, pero tras mucho insistirle, el carpintero terminó accediendo a enseñar al niño de la calceta en la cabeza a tallar madera.

Juntos hicieron más de cien soldaditos de madera, solían dejarlos en la parte trasera del taller, con el tiempo, un nuevo niño pasaba a recoger una figurilla cada día.

Eran muchos los niños huérfanos que había en el campamento de guerra, por lo que siempre continuaban haciendo más.

Llegada la fecha de entrega, el capitán apareció muy temprano en el taller.

  -  Necesito esas bases para mis cañones ¿Están listas ya?
  -  Por supuesto, puede llevárselas.

El capitán hizo un ademán para que sus hombres entrarán y empezaran a cargar las bases. Detrás del taller estaba el niño tallando una nueva figurilla para otro huérfano que no había alcanzado a recoger un soldadito. Unos de los hombres del capitán se percataron de él y entre burlas le arrebataron el soldadito.

  -  ¿Qué pasa ahí atrás? ¿De qué se trata ese alboroto soldados?
  -  El niño, mire lo que hizo ¿no es lindo? - dijo en burla.
  -  ¡Maestro Carpintero! veo que se consiguió un aprendiz y uno muy bueno
  -  Señor no...
  -  Enhorabuena, he encontrado la forma en que me compenses el retraso de tu entrega, hemos perdido a un carpintero a bordo y estamos cortos.
  -  Capitán le pido...
  -  ¿Qué dices niño? ¿No deseas estar el ejército del rey? Sería un honor para ti.
  -  Yo iré con usted - interrumpió por fin el maestro carpintero - soy el mejor en lo que hago, seguro podré serle de más ayuda, el niño no sabe lo suficiente.
  -  Nos iremos de inmediato entonces, ve y prepárate anciano.

El capitán se puso en camino con sus hombres tras él.

  -  Volveremos por ti muchacho - se burlaron los marineros.

Al maestro carpintero le temblaban los huesos, pero aún así se las arregló para hincarse frente al muchacho.

  -  Ocúltate y no dejes que te encuentren, una vez que subes a uno de esos botes, es una sentencia de muerte - lo sujetó de un brazo, se dio cuenta que su mano le temblaba al hacerlo - promete que lo harás.

El niño se limitó a dirigirle una sonrisa, el sentimiento detrás de ella era irreconocible. De uno de sus bolsillos sacó una figurilla, ésta era más pequeña que las últimas, pero la atención al detalle era impecable, nada que el carpintero hubiese visto antes. El niño le obsequió la figurilla al maestro, éste la tomó y vio en sus manos la forma tallada del niño, con su gorro puntiagudo, rostro sonriente y zapatos rotos.

  -  Esto es magnífico pequeño...estoy seguro de que te convertirás en un gran hombre y maestro carpintero también.

El barco partió ese mismo día con el viejo maestro carpintero a bordo, unos hombres enviados por el capitán habían buscado al niño por todo el campamento, pero no pudieron dar con él y se marcharon.

El carpintero pasó varios meses en el mar, sufrió varias batallas, pero los daños, el agotamiento y su avanzada edad no le permitieron emprender el viaje de regreso, tras haber completado con valor y empeño su misión, al fin pudo descansar en eterna paz.

Cuando el capitán regresó al campamento, en busca de un carpintero de reemplazo, volvió a mandar buscar al niño. Nadie pudo encontrarlo. Aún así, los huérfanos en el campamento seguían apareciendo cada día con una figurilla tallada cada quien.

Años pasaron sin que alguien supiese que fue del niño, lo único que conocían era que si un niño dejaba un mensaje escrito afuera del viejo taller, al día siguiente encontraba una figurilla en su lugar.

Se dice que los juguetes nunca dejaron de aparecer.

martes, 29 de noviembre de 2016

De Canciones y Poemas - Reto Noviembre Segunda Parte


Con la inspiración tomada de las experiencias contadas por varios colaboradores, se narran diferentes canciones y poemas que reflejen de un modo metafórico lo que han vivido y sentido tras la misma experiencia sentimental. Para los siguientes escritos se experimentó escribir a partir de la recolección de fragmentos de diferentes canciones ya existentes, se juntaron y modificaron para intentar crear una armonía literaria entre todos.

Canción/Poema #1


Salen a jugar los recuerdos De la primera vez que yo te vi De esa canción que te escribí Te pido por favor no pienses más en mí
Escúchame si estás ahí Mi mente se pierde Cuando piensa en ti No busques más la noche cuando el día nace frente a ti
He peleado contra mi enemigo Y sólo él me pudo derrotar Aquel que se parece a mi No supe ya porque debía luchar
Escúchame si estás ahí Mi mente se pierde Cuando pienso en ti No busques más la noche cuando el día yace frente a ti
Imagino mundos diferentes Universos repletos Preguntas y respuestas Cada vez más dementes
Cántame, que sea sólo para mí Cántame, que sea sólo para mí Cántame una nueva canción Escucha mis gritos mudos Cántame Si aún me escuchas

Canción/Poema #2

Una hoja de papel vacía Rebosa de palabras jamás escritas
Cierra la puerta, mira por la ventana Astros caen del cielo Su luz rota baila para ti, Sólo para ti
Un coro de estrellas te guiarán A través de una densa niebla, Dentro de un bosque repleto de árboles que te juzgarán
Llega al río de agua turbia Sumerge los pies y reposa a su orilla El agua se esclarecerá Y podrás descansar
Un reflejo al otro lado del río Saluda gentilmente a quien le ve Te invita a nadar hacia él
Mira las estrellas caer Escriben una nueva canción No dudes más Despídete de aquel ser


Fin de la segunda parte. Gracias.

domingo, 27 de noviembre de 2016

De Canciones y Poemas - Reto Noviembre Primera Parte




Con la inspiración tomada de las experiencias contadas por varios colaboradores, se narran diferentes canciones y poemas que reflejen de un modo metafórico lo que han vivido y sentido tras la misma experiencia sentimental.

Canción/Poema #1


Sea el cielo que me invada
Con estrellas militantes
Aprisionan a ojos crédulos
Ciegos e ignorantes

Marcha por el bosque
Cubierto de ramas secas
Sigue la luz
Que brilla de oscuridad


Se vuelven sólo uno
Los rostros en el río
Mientras los labios del viento
Silban de su amorío


Entra por la puerta cerrada
Cruza el umbral de la casa abandonada
El pasillo oscuro te recibe
No toques nada
Aparta tu vista de lo invisible


Corre con pies descalzos
Por un suelo de madera muerta
Pero no has de olvidar
Dejar la puerta abierta


No permitas a tu sombra guiarte
Escucha el canto del ente sin voz
Dale de beber tu sangre
Él podrá ayudarte


Todas esas canciones
En un cuarto de suspiros
Cofres y baúles
Con recuerdos y olvidos


Arrulla la pared que rechina
Cántale un secreto a tu oído
Siente latir tu corazón
Hasta quedarte dormido

Canción/Poema #2

Cada que yo te vea
Cantaré aquella canción
Cada que sepa de ti
Tendré esa extraña expresión

Sea día o tarde
temprano o un tanto después
Entre la gente buscaré
Donde siempre te veo, esperaré
¿sea quizá que no me ves?

Cada que yo te vea
Si pasas a mi lado, si canta tu voz
Cada que sepa ti
Cada que me sienta un poquito más feliz
Se que es porque tú estás aquí

Si por suerte tú me ves
Si escuchas hablar de mí
Quiero que te enteres
Que dedico mi amor a ti




Fin de la primera parte. Gracias.